1080 Views |  Like

Mercado de La Merced. Nuevo punto de encuentro gastronómico y cultural de Málaga.

 

Tras una completa reforma arquitectónica, el histórico mercado de abastos de la Merced reabre sus puertas con 39 puestos de venta y degustación, un espacio de servicio a mesa, zona infantil con talleres didácticos, terraza y un aula que acogerá todo tipo de encuentros culturales y gastronómicos.

Urbanísticamente, el proyecto reaviva la zona centro y cierra el circuito turístico de Málaga al unir la Casa Museo de Picasso y el Teatro Cervantes mientras que a nivel conceptual pretende ser un reflejo de “las nuevas formas de comer, relacionarse y expresarse de la sociedad actual”.

El nuevo Mercado de la Merced, que abre sus puertas en pleno centro de Málaga, está  concebido al estilo de los modernos mercados gastronómicos albergando 17 puestos de abastos y 22 de degustación que ofrecen desde productos de la región, raciones y tapas de toda la vida hasta platos internacionales y cocina de autor. Pero sobre todo, el nuevo mercado es la apuesta personal de la familia de origen malagueño Blanco-Astigarraga por reavivar su cuidad. Un proyecto en el que han invertido cerca de dos millones de euros, todo su cariño y su know how y que pretenden convertir en un punto de encuentro tanto gastronómico como social y cultural.

Al arquitecto José Luis Blanco-Astigarraga (conocido en Andalucía por la rehabilitación de edificios emblemáticos), sus hijos Ezequiel y Julián y la gerente del mercado, Amanda Catalán, son los promotores de lo que para ellos es “una locomotora para el desarrollo futuro del barrio y de Málaga”. Urbanísticamente, la reapertura del Mercado de la Merced supone la unión entre dos hitos de la ciudad al estar franqueado por la Casa Museo de Picasso a un lado y por el Teatro Cervantes al otro. Dos espacios hasta ahora separados por una calle terciaria sin apenas tránsito peatonal y que ahora cierran, junto con el mercado, un recorrido turístico perfecto por el casco monumental. Estéticamente es además una suerte de prolongación de la calle gracias a un sistema de cristaleras abatibles que permiten que la vida entre y salga de él de manera natural, mientras que en su interior se ha respetado el estilo decimonónico de la colindante Plaza de la Merced. Un estilo industrial donde predominan el hierro, el vidrio y la simetría y donde no faltan detalles del arte urbano más actual como las ilustraciones que jóvenes artistas han pintado en las persianas de los módulos de mercado tradicional.

mercado_de_la_merced_f01

En lo gastronómico sus ideólogos han querido rescatar los 17 puestos de abastos que quedaban de los cerca de ochenta que hubiera en su día en el mercado original (inaugurado en 1985)  ofreciéndoles un espacio más moderno y funcional con nuevos mostradores, maquinaria y las últimas tecnologías de conservación en frío. Pero además, se han incorporado 22 puestos gourmet en los que trabajan más de una veintena de negocios hosteleros. Entre ellos, algunos de los más míticos de la cuidad, como la Antigua Casa de Guardia (una de las vinotecas más antiguas de Málaga con 175 años de historia y especializada en vinos andaluces) o el bar de copas Lemon, un clásico de la noche malagueña en los años 80 y 90 que ha recuperado para el mercado sus cócteles más emblemáticos y sus zumos 100% naturales. Propuestas que conviven con la hostelería más actual con representantes como Taninos, un joven equipo de sumilleres que apuesta por vinos curiosos, diferentes y de producciones limitadas, o Arequipa, la nueva aventura del brasileño Diego Gallegos, chef del restaurante Sollo de Benalmádena y Cocinero Revelación en Madrid Fusión 2015 que ofrecerá aquí una cocina basada  en pescados de río con fusión peruana.

“Los proveedores”, explica José Luis, “han sido elegidos por ofrecer calidad a precios ajustados y por conformar entre todos una propuesta variada y multicultural”. Así, en los casi 2.000 m² del mercado hay también un puesto de sushi; uno de hamburguesas que pueden ser «mini» o de 110 gr. y de carne de ternera, buey o chivo; uno con el jamón ibérico de bellota de Bernardo Hernández (empresa familiar de Guijuelo con más de 80 años de experiencia en el sector); un puesto vegetariano con ensaladas, sándwiches vegetales y woks de verduras que pueden confeccionarse al gusto; otro de huevos en sus múltiples formatos (fritos con patatas y chistorra, en tortilla o revueltos con distintos ingredientes); uno de quesos; otro de laterío gourmet; un corner de croquetas con distintas variedades que incluyen algún que otro guiño local; uno de postres holandeses;  otro de cervezas del mundo y hasta una parrilla de carnes argentinas. También sobresale La Paradita, un gran rincón especializado en atún rojo donde se sirven todas las partes aprovechables del que está considerado como “el ibérico del mar” en más de una decena de recetas que van desde sashimi y tartar hasta originales tostas para todos los gustos.

Un mercado con servicio a mesa, zona infantil y un espacio de divulgación cultural. Para disfrutar de la gastronomía el espacio cuenta con barras y mesas de apoyo y con una zona  de mesas bajas en la que, a diferencia de otros mercados gourmet,  se ofrece servicio a mesa mediante una extensa carta que recoge toda la variedad de los puestos degustación. Además cuenta con una terraza que ocupa dos de las calles que rodean el mercado y con una zona infantil en la que habrá juegos educativos y talleres didácticos para los más pequeños de la casa.

Otro de los puntos diferenciales del Mercado de la Merced es su Aula Cultural, un espacio de carácter divulgativo que albergará encuentros gastronómicos, showcookings, catas, master classes, exposiciones de moda, fotografía y pintura, charlas literarias, cinefórums y todo tipo de eventos destinados a promover y compartir la cultura en torno al Barrio Picasso y la ciudad de Málaga.

Dirección: calle Gómez Pallete, s/n
Teléfono: 951 780 346
E-mail: info@mercadomerced.com
Web: www.mercadomerced.com
Horario: todos los días de 10:00 h. a 3:00 h.

 FUENTE: ACCION Y COMUNICACIÓN

Tags

#mercado